Están disueltos, pues

Las Bambas: Cambian los dueños, ¿cambian las reglas?

Editorial Noticias SER

Publicado: 2014-04-16

La compra del yacimiento cuprífero Las Bambas por la alianza de capitales chinos liderado por MMG, que es una filial de la minera estatal China Minmerals y conformado por las empresas Guoxin Ivestment International y Citic, marca una nueva etapa en la minería peruana. De un lado porque ratifica el avance de la inversión del gran país de Asia que significa el 24% de la cartera de inversión en proyectos mineros, y el 33% de la producción de cobre proyectada a futuro. 

Las cifras muestran lo que ha sido una tendencia en crecimiento desde el año 2007 y que pone en evidencia no solo el avance chino, sino las dificultades que otros grandes inversionistas tienen para competir con ellos, debido en buena cuenta a las serias dificultades por las que pasa la economía mundial. Pero además a la diferencia en la lógica de la gran inversión estatal china, que apunta a garantizar los suficientes recursos de cobre que, en este caso, requiere su propia industria, a diferencia de las grandes corporaciones privadas trasnacionales que dependen mucho más de los vaivenes de los precios que en este momento viven un período de declive.

Pero la inversión china no solo avanza en el sector minero, sino también en hidrocarburos y pesquería. Pero frente a dicha situación no vemos que el gobierno vea problema alguno, siguiendo con la misma lógica de anteriores gobiernos que aplauden la inversión venga de donde venga, sin analizar mucho las consecuencias de la misma en el campo político. Y sin preocuparse mayormente sobre la calidad de dicha inversión en términos ambientales y sociales.

Pero, además, la venta de Las Bambas tendrá efectos sobre la vida de las poblaciones que viven en el entorno del proyecto y con quienes la empresa Xstrata -y luego Glencore-Xstrata- trabajo durante varios años, llegando a diversos acuerdos en algunos temas y manteniendo ciertos disensos en otros en relación al proceso de reasentamiento necesario para explotar el yacimiento; así como sobre el aporte que la empresa debía hacer a las comunidades en el marco de su política de relaciones comunitarias. Asimismo, el proyecto contemplaba la construcción de un mineroducto que atravesaba tres provincias hasta llegar a Espinar, que de acuerdo a una información periodística habría sido cancelada, lo que sin duda requerirá una modificación del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto.

Es por ello que en Noticias SER consideramos que es imprescindible que los nuevos dueños de Las Bambas garanticen plenamente el respeto a los derechos de las comunidades campesinas y localidades que se encuentran en las zonas de impacto, así como el respeto a los acuerdos que se han logrado hasta la fecha. Y sobre todo, que el Estado este muy atento a hacer respetar los estándares ambientales y laborales que la ley señala. Y que cualquier cambio de gran magnitud pase por la necesaria revisión del estudio de impacto ambiental del proyecto.


Escrito por

noticiasser

Una publicación de la Asociación SER


Publicado en

El blog de Noticias SER

Otro sitio más de Lamula.pe