#CómoSalimosDeEsta

Aborto en casos de violación sexual: Sincerando el debate

Por: Camila Gianella

Publicado: 2014-10-23

Según el Instituto Nacional de Estadística, INEI, en el 2012 había en el Perú 8,039,280 mujeres entre los 15 y 49 años. Según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud - ENDES, el 2.8% de las mujeres unidas[i] encuestadas reportaron haber sido víctimas de violación sexual (obligadas a tener relaciones sexuales sin su consentimiento) por parte de su pareja en los últimos 12 meses, Proyectando los datos de la ENDES al total poblacional (INEI) tenemos que en el grupo de mujeres peruanas unidas entre 15 y 49 años, 128,307 fueron víctimas de una violación sexual por sus parejas en el último año. Lamentablemente, esta cifra sólo representa una parte de las violaciones sexuales que sufren las mujeres en el Perú, pues no incluye los casos de violaciones cometidas por desconocidos, por otros parientes, amigos o conocidos; ni las violaciones sexuales a niñas menores de 15 años. 

No creo que el debate sobre el acceso a aborto en casos de violación se deba convertir en una batalla de cifras. Sin embargo, soy consciente de que para muchos es un problema de números. Se suele argumentar que las feministas inventan datos, pues en el Perú no hay tantos casos de violaciones sexuales. A esas personas las invito a ingresar a la página del INEI y hacer los cálculos. Antes de dudar sobre los casos reportados por la ENDES, les pediría se pregunten por qué alguien aceptaría ante un total desconocido, como un encuestador (que no nos va retribuir con nada), que ha sido víctima de violencia sexual, si es que de verdad no lo ha sido.

Los 17,763 casos de denuncias de violación sexual reportados por el Ministerio Público[ii]y citados por algunos medios las últimas semanas sólo dan cuenta de los casos que llegaron a ser denunciados, no necesariamente sentenciados, y no porque la mayoría de los casos sean falsos, sino porque los procesos toman tiempo, y tienen un costo que muchas veces las víctimas no pueden enfrentar. Entonces, a aquellos que cuestionan la veracidad de las denuncias (y por ende la cifra presentada por Ministerio Público), los invitaría a tomar la misma actitud crítica frente al hecho de que en el 2013 sólo el 5.2% de las víctimas de violación sexual en el Perú recibió apoyo legal gratuito (i.e. tuvieron acceso a abogados públicos).

La violación sexual no es un tema que le COMPETE sólo a las mujeres. Los hombres también son víctimas de violencia sexual, enfrentan estigma, y tienen que luchar contra un sinnúmero de barreras para denunciar sus casos. Sin embargo, además de la violencia, de tener que hacer frente a las secuelas físicas y psicológicas, y de encarar los desafíos que implica denunciar un caso de violación sexual en nuestro país, las mujeres y niñas víctimas de violencia sexual pueden tener que enfrentar un embarazo no deseado, producto de la violación.

Aquellos que argumentan que SALIR embarazada después de violación sexual es imposibleestán excluyendo evidencia que muestra que este caso se da entre el 3.1 y 5 %[iii]de los casos. Es decir, sólo tomando el número de casos de violaciones sexuales reportados en la ENDES, y el estimador más bajo (3.1%), en el grupo de mujeres unidas en edad fértil tenemos que es probable que en un año se produzcan, en este grupo de peruanas, 3,978 embarazos no deseados producto de una violación sexual. Esto sólo entre los casos detectados por la ENDES, que como sabemos sólo reportan violaciones sexuales por la pareja en mujeres unidas entre 15 y 49 años.

Estas son sólo proyecciones, pero son proyecciones que sirven para demostrar la dimensión de un drama que no deberíamos ignorar. El debate sobre el aborto en caso de violencia sexual en el Perú no puede ignorar la magnitud, ni las condiciones en las que se da este tipo de violencia en el Perú. 3.1% de violaciones sexuales que acaban en embarazos puede ser un número bajo para algunos. Se puede criticar además que es un número exagerado pues las mujeres usan métodos anticonceptivos. De acuerdo, pero si la guerra va a ser de números, entonces exijamos al gobierno investigar y generar datos reales en el Perú. No nos quedemos en criticar los pocos datos que algunas instituciones han logrado sistematizar. La prevalencia de embarazos no deseados como producto de una violación sexual en el Perú pueden ser mayores a los encontrados en EE.UU. o Europa, pues el riesgo de SALIR embarazada aumenta con el número de actos sexuales no consentidos. La realidad de la violencia sexual en el Perú muestra que la mayoría de los perpetradores no son desconocidos que atacan en las calles; son personas conocidas que muchas veces conviven con las víctimas. Es decir, en muchos casos las víctimas son violadas en repetidas ocasiones, durante meses o años.

Si bien no existe evidencia que dé cuenta de una relación entre problemas de salud mental y haber pasado por un aborto,[iv] no se puede negar que la violación sexual es un hecho traumático, que requiere atención y acompañamientos adecuados. Además, abortar no debe ser una opción que se imponga a las víctimas. Eso no es lo que se busca con la legalización del aborto en casos de violación sexual. La decisión de abortar tiene que ser una decisión informada. Es decir,las víctimas deben recibir apoyo e información para tomar la decisión. Garantizar que la decisión se toma de forma informada requiere que desde el Estado se invierta en capacitación al personal de salud, a la policía y a los trabajadores judiciales, así como en servicios integrales y en la mejora de la atención a las víctimas. Seríala mejor manera de cuidar la salud de todas ellas.

En todo caso, más allá de los números, debemos permitir que las víctimas decidan. Si algo caracteriza a la violencia sexual es la sensación de pérdida de control sobre nuestro cuerpo, que es tomado sin consentimiento. No sigamos decidiendo sobre el cuerpo de las víctimas de violencia sexual, y sobretodo, nos las descalifiquemos, como si ellas no pudieran tomar una decisión sobre su cuerpo; ni las insultemos, llamándolas egoístas, locas o mentirosas para justificar una posición.

[i]Casadas o en una unión consensuada, que representa según la ENDES el 57% del total, es decir 4,582,390

[ii]Ver, por ejemplo: http://elcomercio.pe/lima/sucesos/cada-dia-se-denuncian-49-casos-violaci...

[iii][iii]Ver por ejemplo Holmes, M. Resnick, H. Kilbatrick, Dean. Best, Connie (1996) Rape-related pregnancy: Estimates and descriptive characteristics from a national sample of women. American Journal of Obstetrics and Gynecology. Volume 175. Issue 2 p 320-325.

[iv]Por ejemplo, ver lo que dice sobre este tema la Asociación Americana de Psicología www.apa.org/pi/women/programs/abortion/


Escrito por

noticiasser

Una publicación de la Asociación SER


Publicado en

El blog de Noticias SER

Otro sitio más de Lamula.pe